Estudiar una oposición puede convertir el lugar en el que pasas tantas horas en el entorno más caótico del mundo. Para que pases tres días buscando el papel en el que habías hecho ese mapa mental tan chulo, hoy te hablamos del método de las 5S para mantener en orden tu espacio de estudio.

Antes de empezar a estudiar una oposición, te recomendamos que apliques este método y que lo mantengas durante todo el tiempo que dure tu estudio.

Te lo recomendamos porque, lo más normal cuando estudias una oposición, es que parezcas el dueño de una papelería.

Vas a verte rodeado de libros, de muchísimos papeles, cuadernos, libretas y de todo un arsenal de bolis, lápices de colores y rotuladores.

Por mucho que te empeñes en justificar tu caos, reconoce que no encuentras nada y que ese te hace perder infinidad de tiempo.

Es muy posible que  ocurra lo mismo, o algo peor, dentro de tu ordenador.

Como los archivos digitales no ocupan espacio físico, es muy fácil que caigamos en una especie de síndrome de Diógenes digital y que vayamos guardando todo de forma caótica.

El desorden sí está reñido con la concentración

 

método 5S orden estudioTanta desorganización es contraproducente para el aprendizaje, ya que esta forma caótica de organización puede trasladarse al estudio.

De este modo, es lógico que pueda producir agobio, al estar rodeado de tantísimas cosas.

También puede provocarte estrés el no encontrar nunca nada de lo que buscas.

Esto te hace perder la concentración y es entonces cuando, por más que intentes estar sentando delante del temario, no vas a conseguir concentrarte, porque puede que no encuentres ese esquema que hiciste el otro día o, simplemente, no estés a gusto entre tanto desorden.

Además, puede que te entretengas viendo “qué chulis son tus bolis nuevos de brilli brilli y lo bien que queda el lettering de tu bullet journal con ellos”, y no puedes estar perdiendo el tiempo en esas cosas. 

Aplica el método 5S para mantener en orden tu espacio de estudio

Como todo lo que significa orden y minimalismo generalmente procede de Japón, este método no iba a ser menos.

Se denomina de este modo porque la S es la inicial de cada palabra del método en japonés

El origen de este método está en la sede de Toyota en donde, en los años 60,se puso en práctica para que los espacios de trabajo estuvieran más organizados, limpios y ordenados.

Veamos cada fase:

Clasificación (Seiri)

Clasifica lo que sea necesario y útil de lo que no lo es.

Haz un montón  con todo lo que puedas reciclar, regalar o tirar a la basura y otro con lo que puedas guardar.

Prepara carpetas parar clasificar todo lo que puedas: mapas mentales, esquemas, flash cards, etc.

Piensa en un método de clasificación de carpetas que puedas ser igual o muy similar tanto en tu espacio físico como en tu ordenador.

Hazlo de nuevo, pensando en que si es algo que no has utilizado en un  plazo de tiempo razonable, lo puedes guardar en su carpeta correspondiente.

Haz lo mismo con los bolígrafos, lápices, rotuladores, libretas.

Deja solo una libreta o un cuaderno, el que más utilices y los lápices con los cinco o seis colores que más uses.

Los demás guárdalos en un lugar fuera de tu mesa de estudio

Organización (Seiton)

Antes de empezar a guardar lo que vas a archivar, deberías tener preparados los lugares en los que vas a hacerlo.

Es decir, si vas a poner las carpetas en una estantería, puedes dejar una balda para cada dos temas o lo mismo con los cajones.

Establece un orden para que sepas exactamente dónde localizar todo lo que buscas.

Puedes utilizar bandejas archivadoras, carpetas archivadoras. Titula todas las carpetas y los apartados que contengan. No te olvides de poner el número del tema.

Ten los lápices, rotuladores y bolis separados en cajas  o cajones diferentes. Deja solo los que vayas a utilizar en ese momento. Los demás, a su sitio.

Recicla todo el papel que puedas y déjalo a parte en una carpeta archivadora. Puedes hacerte un bloc de notas con este papel sobrante.

También puedes hacer mapas mentales o esquemas en el reverso de una hoja impresa, etc.

Otra de las cosas importantes que tienes que organizar y tener un mantenimiento de ellas son los cables que tienes alrededor.

Vigila que la impresora tenga tinta, para que cuando la tengas que utilizar no te lleves sorpresas desagradables.

Limpieza (Seisō)

método 5S orden estudioTener tu espacio limpio es primordial. Cuando esté totalmente ordenado tu espacio de trabajo es más fácil limpiarlo.

La limpieza hará que tu capacidad  de concentración sea más potente.

Si haces que tu lugar de estudio sea cómodo y confortable, tendrás más motivación a la hora de estudiar que si es algo parecido a un campo de batalla.

Algunos consejos:

-Si tienes la posibilidad, intenta que tu lugar de estudio esté alejado de la cama. Primero porque no estarás siempre en el mismo escenario y, segundo, porque no caerás en la tentación de tumbarte.

-Ventila frecuentemente la habitación en la que estudias. En invierno la calefacción muy fuerte o un aire acondicionado muy potente en verano pueden hacer que no te sientas nada cómodo en ella.

-Procura que la iluminación sea natural el máximo tiempo que puedas.

-Despeja  tu mesa todos los días y límpiala.

-Ten cerca una papelera, no acumules nada encima de la mesa. Recuerda vaciarla todos los días.

Normalización (Seiketsu)

Cuando ordenas tu espacio, enseguida ves lo que no tiene que estar en un lugar determinado.

Para ello es recomendable que dejes unos minutos al finalizar tu jornada laboral para dejar despejada la mesa y preparar lo que vayas a utilizar al día siguiente.

De este modo no perderás nada de tiempo y lo único que tienes que hacer es sentarte y comenzar.

De nuevo aparece la idea de que cuanto más confortable y más cómodo estés en este espacio mejor estudiarás.

Mantener la disciplina y el compromiso (Shitsuke)

Realizar a diario el método de las 5S  para tener tu espacio de estudio ordenado te llevará a hacerlo un hábito.

Los hábitos se consiguen con disciplina y esta es fundamental para el estudio de las oposiciones.

No vale con que pongas orden una vez al mes. En tanto tiempo, tu espacio será igual de caótico que al principio.

Si te comprometes contigo a ser ordenado y día a día y una vez a la semana una limpieza más a fondo,  vas a conseguir tener limpia y despejada la zona de estudio.

 

Como ves, habrás ganado en calidad, eficacia y confort en tu estudio. Te animamos a que lo pruebes. En este vídeo puedes hacer un repaso de este método. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies